viernes, 30 de mayo de 2014

Suerte para Juegos D20

Reglas especiales para administrar la suerte de los personajes sin que parezcas un Master Cruel.

Estas reglas sirven para cualquier juego que use el sistema D20 tercera edición, ya sea El Reino de la Sombra, Pathfinder, Conan D20...

Suerte, otra característica mas, como fuerza, sabiduría, destreza... pero no se otorgan puntos en el Reino de la Sombra. Se tiran 3D6, a pelo, sin repetir tirada, si el resultado de la suma de los tres dados es un 7 serás muy afortunado teniendo un +5 a las tiradas de suerte, pero si por el contrario la suma es 13 los mayores infortunios te seguirán ya que tendrás un -5. 

Dependiendo de la tirada se consultará en la siguiente tabla


TIRADA   3   4-5   6    7    8-9   10-11   12    13  14-15  16-17  18
MODIF.   -4    -3  -2  +5    -1        -       +1    -5    +2       +3    +4

El resultado se anotará en la ficha, tanto la tirada como el modificador.

Cuando alguna situación requiera una tirada aleatoria, ya sea a quién le tiran la flecha o a quién se come el Trol, se tirará suerte y al resultado se le sumará el modificador. Si la tirada de los 3 dados antes de sumar el modificador es 7 tendrá muy buena suerte, pero si por el contrario sale un 13 tendrá el peor de los infortunios. La excepción del 7 y el 13 es si el resultado de la tirada sumando el modificador da como resultados 7 y 13.

Después de sumar el modificador hay que mirar la siguiente tabla y tirar 1D100 si el resultado es igual o inferior al porcentaje que se pide tendrá suerte, si la falla no tendrá suerte.
Fallar una tirada de suerte no implica que tenga mala suerte (salvo en el caso que saque un 13 natural sin sumar ningún modificador), simplemente no se tiene suerte, pero tener mala suerte es éso, no solo no tener suerte sino que además te sale mal. 


3          01% BUENA SUERTE
4-5          03% BUENA SUERTE
6          05% BUENA SUERTE
7      BUENA SUERTE  (sin modificar por la tirada, si es modificada la tirada, 08% buena suerte)
8-9          10% BUENA SUERTE
10-11         40% BUENA SUERTE
12           50% BUENA SUERTE
13       MALA SUERTE (sin modificar por la tirada, si es modificada la tirada, 60% buena suerte)
14-15   70% BUENA SUERTE
16-17   80% BUENA SUERTE
18 ó +   BUENA SUERTE
Ejemplo:
Juan tiene un pj que es ladrón y quiere ejercer su oficio en el mercado, así que pregunta al Master si hay guardias patrullando. El master que no tenía el encuentro preparado le pide al jugador que tire suerte. El personaje de Juan tenía una Suerte de 12 lo cual significa que tiene un +1 de modificador. Juan tira suerte y saca un 12 +1 por su modificador de suerte da un 13, al obtener un 13 después de la suma de su modificador no es mala suerte, así que tiene un 60% de tener suerte, Juan tira 1D100 y saca 72, falla la tirada, no tiene suerte hay dos guardias que están patrullando, pero tampoco tiene mala suerte así que los guardias están a lo suyo y no le prestan demasiada atención. Si Juan hubiera sacado menos de 60 hubiera tenido suerte, no habría guardias cerca por la zona. Pero si el resultado de su tirada de 3D6 para ver la suerte que tenía hubiera sido directamente un 13 sin aplicarle ningún modificador hubiera tenido mala suerte, los guardias le hubieran visto justo cuando cometía el delito y sería perseguido.

Si un personaje pide una tirada de suerte, tendrá buena suerte o muy mala suerte no habrá termino medio. Tiene que ser el personaje el que pida tener suerte.

Ejemplo:  Mathayus el futuro Rey Escorpión está colgando de una ventana cuyo destino es una muerte segura, pide al master una tirada de suerte para  que al caer de la torre pueda acertar en el ventanuco que tiene bajo sus pies y aterrizar en algo blando.

Los dos secuaces que le persiguen también solicitan hacer una tirada de suerte, ser secuaces no significa no apreciar la vida.


Mathayus saca la tirada de suerte, pero los secuaces la fallan con catastróficas consecuencias.


Mathayus sacó una tirada de un 7 natural  sin sumar ningún modificador y no solo acertó al pasar por el ventanuco, sino que aterrizó  cerca de  una bañera con alguien a quién buscaba.