viernes, 16 de octubre de 2015

Fabricación de tapete con casillas

Desde que compré los set de Dungeon Spain estuve pensando como hacerme con un tapete, los que venden por la red me parecían muy caros, así que no me quedó otra que hacerme uno.

Fotocopias en color iba a ser mi primera opción, pero resultaría mucho más caro, por lo menos para llenar una mesa grande. Hacer una fotocopia en color y luego forrarlo para que aguantase los rigores del juego era una forma, pero no me terminaba de convencer, así que opté por hacer uno con goma eva, igual que el que me hice para el Mordheim pero con casillas.

Me compré cinco planchas de goma eva, quería cuatro pero como en el paquete iban cinco me las pille todas para quedarme la funda de plástico donde estaban guardadas.

Después con una regla de metal empecé por hacer las líneas, utilicé la medida de una peana grande de infantería de warhammer, que dio la casualidad que coincidía con el ancho de la regla.

Las medias baldosas las recorte para que el tapete solo las tuviera enteras y poder unirlas con otros tapetes.

Después del marcado tocó imprimarlas en negro con un spray de un bazar oriental, después le di un par de pasadas con un spray gris, aunque creo que no es necesario. Una vez seco recorté dos esponjas de protección de un blister con las medidas de las losas, una de ellas un poco más pequeña.

Con la esponja grande fui mojándola con pintura gris y tampeando en cada casilla del tapete, cuando secó hice lo mismo con un gris más claro y con la esponja pequeña, procurando acertar en el centro.

Para marcar mejor las casillas y que se puedan apreciar bien las marque otra vez con la regla pero usando un rotulador negro permanente.

Después le di algo de color poniendo machas rojas y verdes, como si fuera sangre derramada.
Una vez terminado todo lo barnicé bien con barniz en spray.


Cuando todo secó ya estaba listo, con dos tapetes puedes llenar una mesa y si los jugadores suben de nivel o descubren una sala secreta todavía me quedan otros tres para poder poner.