viernes, 10 de abril de 2015

Carroñero Blanco, nuevo monstruo para El Reino de la Sombra.

Una adaptación de un monstruo del blog TPF: Génesis, que fue creado para OSR/AelMdE.


La leyenda dice que los carroñeros blancos fueron antaño, hace miles de años, una orgullosa raza de hombres que dominaron el arte de la mecánica y la construcción. Sus ciudades crecían hacia los cielos tanto como hacia el interior de la tierra, construidas con metales preciosos y llenas de obras maravillosas. 
En el culmen de su civilización llegó un cataclismo que quebró la roca, abrió grandes simas que engulleron sus construcciones y ciudades enteras y sumergió a la gran civilización en la oscuridad intraterrena. Los supervivientes se encontraron abandonados en la negrura de un infierno de piedra y escombros.
Se cuenta que sólo el tesón y la voluntad de aquellos hombres los llevó a sobrevivir. Pero a un terrible precio. Privados de casi cualquier atisbo de civilización de la noche a la mañana, abandonados a la imperiosa necesidad de supervivencia se vieron abocados a un estado de salvajismo primitivo. Con el paso de los años y las centurias los que fueron orgullosos constructores se transformaron en violentos cazadores carroñeros de la oscuridad por pura necesidad.
Al margen de leyendas los carroñeros blancos existen y parecen haber medrado por el subsuelo del mundo entero, infestando ruinas, cuevas profundas e incluso minas; aunque son esquivos y huidizos, pudiendo ser la única pista de su existencia la desaparición de aquellos a los que osan aventurarse en las profundidades de la tierra.
Son mayores que un hombre, blancos como la nieve, sin el menor rastro de pelo en sus cuerpos alargados y fibrosos, que protegen con una amalgama de restos quitinosos de insectos gigantes y las armaduras que que hayan saqueado de sus víctimas. Sus ojos blancos y pequeños son inexpresivos y casi inútiles, pues en la oscuridad completa sólo su agudo oído les es útil  y sus fuertes dedos les permiten moverse por paredes y techos irregulares con facilidad (aunque para eso necesitan sus dos pies y manos, con lo que no pueden combatir desde paredes y techos).
 Sin embargo nunca salen al exterior, puesto que la ausencia de los ecos de la piedra les perjudica y el sol llega a dañarlos.


Carroñero Blanco - Humanoide Monstruoso           (50 Puntos) 

Características (16): FUE 14 (+2), DES 18 (+4), CON 16 (+3), INT 10 (0), SAB 12 (+1), CAR 6 (-2).

Tamaño (0): Mediano.

Rasgos Monstruosos (12): Arma Natural (Garra 1D6) 2, Arma Natural ( Mordisco 1D4) 2, Armadura Natural (Piel gomosa RD 2) 2, Camuflaje Natural (cuevas) 1, Sonar 2, Movimiento especial (Trepar 12m) 2, Presencia temible 4 (CD 16 Voluntad o causa miedo), Sensibilidad a la luz -1, Repelido por la luz del sol -2

Habilidades (6): Atención +5/+9, Atletismo +6 , Buscar  +4 , Sigilo +12 / (sigilo inmóvil +22), Supervivencia +5.

Dotes (6): Competencia con armas simples o marciales, competencia con armaduras ligeras o medias, Entorno predilecto subterráneos, Esquiva, Ataque furtivo I, Énfasis en atención (oído agudo)

Bonificaciones (10): 

Ataque: + 6       
Tiradas de Salvación:
FORtaleza +7, REFlejos + 5, VOLuntad +2

Movimiento Base: 9m, Alcance Base 1’5m,

Combate: 
Inic +5,
Defensa 15 (Desprevenido 11) Esquivando a un oponente 19 
Armadura : (Natural RD 2, +  Cuero tachonado) 4.

Garra +6 1D6+2 20/x2, Cortante
Mordisco +6 1D3+1 20/x3 Perforante
Arma +6 daño del arma + Bon. Fuerza

Salud:
Puntos de Resistencia  40, Umbral de Herida Grave  11.

Equipo: Cualquier armadura y armas que hubiera podido saquear a anteriores víctimas.